martes, 3 de julio de 2018

Contenidos mínimos

Nada enseño,
mi alforja, 
rebosante de ángeles
                         decapitados,
es el pago perpetuo
por vigilar,
entre el humo del porro
y el neón del centro comercial,
el almacén de la historia
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario